Una pequeña compañera de viaje

Siempre está bien tomar notas cuando se va de viaje. Pasado el tiempo, ayuda a recordar cómo fue esa experiencia viajera rememorando momentos felices, excitantes o interesantes. Además, invita a ir realizando periódicas pausas en el trajín diario que impone un viaje; así, se “generan” momentos de tomar un refresco a la mesa de algún bonito local.

Hace ya algunos viajes incorporé una “libreta” Midori gracias a su flexibilidad. Y entrecomillo lo de libreta, ya que en realidad es una cubierta de piel a la que se le añaden accesorios. En ella llevo las tarjetas de fidelidad de hoteles y aerolíneas, divisas, tarjetas de embarque…y además las libretas de diario y agenda. Todo bien ordenado, clasificado y a mano.

En la libreta de diario es donde voy anotando los lugares por donde paso, los sitios que me gustan o simplemente reflexiones. También voy pegando cosas varias como un billete de transporte o el ticket de entrada de un museo. Así, poco a poco, se va formando una guía de viaje.

Hay personas con la maravillosa habilidad de saber dibujar, habilidad de la que yo carezco, así que como ir reflejando imágenes de ese viaje, más allá del propio álbum, le añade un toque indiscutible, pensé en ir pegando algunas fotos.

¿Y cómo hacer eso a la vez que se escribe?…pues con una de las diferentes impresoras instantáneas que existen. Hay varios modelos, pero preferí decantarme por la Fujifilm INSTAX SP-2.

Es una pequeña impresora instantánea que se conecta por WiFi a nuestro teléfono móvil mediante una App, o directamente a nuestra cámara de fotos Fujifilm. En mi caso, ambas cosas, así mataba dos pájaros de un tiro.

DSC_0677.jpg

La tecnología usada para imprimir las pequeñas fotos es la tradicional Polaroid de toda la vida. Por tanto, en menos de 10 segundos tendremos la foto en nuestras manos, pero deberemos esperar algunos más para que se materialice la magia del revelado.

La recarga es sencilla, se inserta un cartucho de 10 fotos…la impresora nos escupirá una lámina protectora, y ¡lista!. El precio de cada cartucho es de aproximadamente 10€, con lo que la fotos nos sale a 1€ cada una. No es por tanto para ir imprimiendo fotos a diestro o siniestro. En mi casi pensé en imprimir 1 foto “significativa” cada día. Aunque si son dos, tampoco pasa nada. Aunque no sea barato, si lo sumas al presupuesto del viaje, tampoco es un gran dispendio.

DSC_0676.jpg

Que nadie espere una foto que respete totalmente la fidelidad colorimétrica. Las imágenes tienen una pátina peculiar, quizás algo antigua, que le dan un toque interesante.

DSC_0675.jpg

Poco más que añadir. La Instax Share es, por su compacto tamaño, un complemento para llevar de viaje, o incluso en el día a día en nuestra mochila (o bolso), para inmortalizar al momento algún instante fotografiado con el móvil o la cámara y poder tener un detalle simpático con alguien.

Ah, según el fabricante, la batería recargable dura unas 100 fotos, así que no hay problema. Además, se carga con el mismo cable y cargador (micro USB) que un teléfono móvil.

 

 

Anuncios

Samyang 8mm f/2.8 UMC II

img_3646

Seguramente la lente más famosa del fabricante coreano Samyang, al menos entre los usuarios de Fuji, sea el 12mm f/2.8 como una especie de alternativa más económica (y luminosa), que el Fujinon 10-24 f/4.

En mi caso ya dispongo del citado 10-24, que es una óptica excelente tanto para paisaje como para fotografía más urbana en nuestros viajes, pero alguna veces he echado en falta disponer de algo más “ancho” y, también tengo en mente el uso en astrofotografía.

Dado que Fuji no dispone de ninguna lente para la serie X que esté por debajo de los 10mm (15mm en formato 35mm), tuve que mirar si algún otro fabricante ofrecía una alternativa. Y sí, SAMYANG, tiene un 8mm “Fisheye”. Eso sí, con enfoque manual, algo que no es especialmente crítico en un angular tan extemo. Tampoco es que el tipo de imagen que ofrecen los ojos de pez me apasione, pero en general me parece tolerable, en algunos casos “divertido” y al fin y al cabo, con Lightroom se puede aplicar una corrección de perspectiva que nos ofrecerá una imagen no distorsionada.

¿Cómo es el SAMYANG?

Hay una palabra en inglés que me gusta mucho para definirlo: sturdy. Robusto. Es bastante compacto, similar al Fujinon 23mm f/2, no muy pesado (ni muy ligero) y con una construcción general sólida. El anillo de diafragmas que permite ajuste de 1/2 paso tiene buen tacto encajando bien en cada click, y el anillo de enfoque es denso, sin ninguna fricción rara y tirando un poco hacia duro.

Lleva incorporado el parasol de pétalo que está realizado en plástico y que aunque primero no me gustó, luego reconozco que cambié de opinión al reflexionar que es más protector frente a golpes que uno metálico.

La montura, dicho de paso, es totalmente metálica. En ningún caso da la impresión de ser un objetivo barato, aunque se puede conseguir por menos de 300€

Las fotos

No voy a entrar en tests en profundidad ni en especificaciones técnicas ya que hay multitud de web que informan sobre ello mejor que lo que yo sería capaz, así que me limitaré a mostrar algunas fotos e ir comentando impresiones.

DSCF2015

Nos podemos acercar muchísimo a los objetos y aún así tenemos una perspectiva enorme

DSCF2015-2

A f/2.8 es ligeramente blandito pero perfectamente utilizable, incluso sin recurrir a “sharpen”. Me ha sorprendido gratamente.

DSCF2026

Dado el gran ángulo de visión que tenemos, no es extraño encontrarnos con imágenes muy dispares a nivel de iluminación, con lo que sugiero encarecidamente disparar en RAW para poder hacer las oportunas correcciones posteriores

DSCF2027

Aquí podemos ver la inherente distorsión óptica del 8mm.

DSCF2030

Según la toma que hagamos, obtendremos este tipo de imágenes muy distorsionadas…

DSCF2030-2

aunque se pueden corregir con Lightroom, si bien en este caso la imagen resultante también es bastante extrema.

DSCF2031

Una nueva comparativa de imagen sin corrección

DSCF2031-2

y aquí corregida, en este caso obteniendo un resultado más natural.

DSCF2032

DSCF2033

Una de las tomas que encuentro más “resultonas” es la de ponerse en la esquina de una plaza (distorsión corregida en Lightroom).

DSCF2035

Aunque por ejemplo a f/8 no hace falta preocuparse del enfoque, en tomas más cercanas y diafragmas más abiertos, recomiendo vigilar que lo que queremos esté dentro de foco, ya que si, hay una cierta profundidad de campo con la que jugar.

DSCF2040

Otra toma que muestra la enorme perspectiva que ofrece el 8mm.

DSCF2047

Se pueden hacer también fotos más curiosas con esa posibilidad que nos ofrece el 8mm de ponernos encima de algo y darle contenido en el conjunto.

 

DSCF2049

Una de las situaciones que nos podemos encontrar es que el sol caiga dentro de nuestra toma, aunque el punto directo lo gestiona bastante bien, aparece algún flare no muy bonito en la parte inferior.

 

En resumen, es una lente con un precio que podríamos considerar asequible, alrededor de los 300€ (se puede conseguir por menos), y que no molesta para nada de ser llevada en nuestra mochila a la vez que nos permitirá tomar fotos de enormes paisajes, interiores de catedrales o plazas en ambientes urbanos. Si luego queremos aplicar corrección a la distorsión del ojo de pez, ya es cosa nuestra.


pd: Las imágenes se han procesado en Adobe Lightroom y tienen la simulación de película “Classic Chrome”.

BQ Aquaris X5 Plus review

Aquaris_X5_Plus_compo_black-650x650

Después de dos pésimas experiencias con terminales SONY Xperia Z3 Compact: en el primero se salió el conector de carga rápida, y el segundo murió dejándome tirado en medio de un viaje tras pasar por el jacuzzi del hotel (aún teniendo las tapas perfectamente cerradas). Después del luctuoso suceso del segundo en una pequeña ciudad de Irlanda, me tuve que agenciar de emergencia un Samsung S5 de segunda mano en la única tienda abierta un lunes de Pascua. Del S5, más allá de atascarse un poco de vez en cuando no tengo mayor queja, pero nunca he acabado de sentirme cómodo con él.

Así que me planteé renovar el teléfono, pero debía cumplir ciertas condiciones:

-Doble SIM, ya que soy un poco viajero (aunque ahora Vodafone lo borda).
-Frecuencias compatibles en el extranjero. 
-NFC
-Preferiblemente 3Gb de RAM y 32 Gb de almacenamiento (y ampliable). 
-Pantalla de 5".
-LTE CAT6.
-Batería de buena capacidad.
-Preferiblemente carga rápida.
-Sensor huella dactilar.
-Precio alrededor de los 350€.

Vaya por delante que esto de momento no deja de ser una toma de contacto de las primeras 48 horas con el teléfono, así que no me referiré a la durabilidad del producto, y alguna cosa habrá que cogerla con pinzas.

Tampoco me voy a dedicar a comentar las características técnicas ni a poner fotos, porqué para eso, la web de BQ ofrece suficiente cantidad de ambas cosas.

Así que iré comentando un poco los puntos que he anotado en la lista anterior, más alguna cosilla adicional.

 

El terminal

Admito y confieso que el tamaño de terminales “Compact” de SONY, como el Z3 o el Z5, con su pantalla de 4’7″ son la perfección en mi deseo, tanto de tamaño de pantalla como de terminal en su conjunto. Me gusta que el teléfono quepa perfectamente en el bolsillo trasero del pantalón sin asomar. Pero vista la experiencia con el Z3 Compact, y que el Z5 Compact no cumplía muchos requisitos, tocaba tragar con este tema. Tengo que decir que tenía la esperanza que al pasar de la pantalla de 5’3″ del Samsung S5 a la de 5″ del BQ el teléfono sería algo más pequeño, pero mi gozo en un pozo. El tamaño del teléfono es prácticamente calcado, a ello se debe que el marco inferior es bastante grande.

Si me refiero al diseño, decir que al menos a mi me parece bonito y elegante, con el marquito metálico redondeado. La parte trasera en plástico (policarbonato) es correcta y no tiene aspecto de “barato”. El tacto de “agarrado” es agradable pero peculiar por la construcción del marco, pero no resbala. En todo caso, le he puesto una funda original azul pastel, que queda preciosa con el acabado gris (es la funda que deja a la vista los botones, que dicho de paso, tienen un tacto agradable de manejar. En conjunto muestra un aspecto sólido y solvente.

Doble SIM

Aunque tal y como decía, VODAFONE ha puesto el hilo en la aguja y ha facilitado el “roaming gratis” incluso en EE.UU. todavía hay una buena lista de países donde no está incluido y un enfermo de la conectividad como yo necesita estar en línea. Por ello el tema de disponer de doble SIM era requisito de imprescindible cumplimiento. Las dos nanoSIM van ubicadas en una bandeja extraíble en el lado izquierdo superior con un diseño similar al del iPhone. El funcionamiento es en Dual Standby, con lo que aplican multiplexación de tiempo para funcionar en lugar de usar dos radios independientes.

Frecuencias compatibles en el extranjero

De nada sirve que tengas doble SIM con la idea de viajero en la cabeza si luego resulta que no te puedes conectar a las redes del país que visitas y subir esas imprescindibles fotos a Instagram o comentar las anécdotas en Twitter.

Es finalmente en este X5 Plus que BQ ha corregido este “defecto” presente en el resto de su gama, añadiendo la banda de 850 MHz en 3G. Esto nos da un respiro para ir por el mundo y no acabar sólo con 2G en nuestra pantalla. La verdad es que hubiera sido de agradecer disponer también de 4G en 850 y 900, pero con un buen 3G, se puede ir tranquilo hoy en día para casi cualquier uso que necesitemos. Aún así, tampoco está de más mirar qué frecuencias usan los operadores en nuestro destino, y decidirnos por el que se adapte a nuestras frecuencias.

  • 4G (LTE) FDD (800/1800/2100/2600) – (B20/B3/B1/B7)
  • 3G HSPA+ (850 / 900/ 1900 / 2100) (B5 / B8 / B2 / B1)
  • 2G GSM (850/900/1800/1900)

 

RAM de 3Gb y 32 Gb de almacenamiento

Aunque este requisito era flexible, me he esperado hasta el lanzamiento de la versión de 3Gb/32 Gb. Ya adelanto que no soy usuario de juegos en el móvil, con lo que mi opinión puede quedar se un poco corta. Pero en el uso del Waze, Google Maps, Instagram, Facebook, Twitter, WhatsApp, Telegram, etc… el teléfono funciona con suavidad, con lo que no tengo ninguna queja.

Aparte le he añadido una microSD adicional de 32Gb que el teléfono gestiona de forma transparente como si fuera memoria interna. La microSD se inserta mediante una bandeja similar a la de la SIM, pero en el lado derecho del terminal.

NFC

Esto no era negociable y cumple. En mi caso lo uso para hacer pagos en terminales compatibles con NFC a través de la App de mi banco. La aplicación “Vodafone Wallet” solamente funciona de forma parcial, bloqueando el tema de pagos, pero permitiendo es uso de tarjeta de transporte.

Pantalla de 5″

Sobre tamaños de pantalla, tantas opiniones como usuarios, así que me limitaré a decir que la pantalla se ve perfectamente con muy buena definición, y el balance de blancos me parece correcto. Eso sí, el marco inferior podría haber sido mucho más ajustado, reduciendo un poco el tamaño global del terminal.

Y algo que no es estrictamente la pantalla, pero tiene LED de notificación.

LTE CAT6

Aunque BQ no lo indica en las características especificadas en su web, en principio por el chipset Snapdragon usado, debería ofrecer Categoría 7 en LTE-4G

Dado el ingente esfuerzo de las operadoras por implementar dos frecuencias de 4G en muchos emplazamientos, especialmente en núcleos poblados, vale la pena que nuestro terminal ya pueda aprovechar la opción de agregación de portadora y usar dos frecuencias a la vez en 4G para aumentar la velocidad de descarga, que en teoría puede llegar a ser de hasta 300 Mbps, aunque ya os digo que raramente llegaréis a eso. Pero para curiosidad, con un CAT4 llegué a rozar el máximo de 150 Mbps en un emplazamiento.

Bateria

Aún es muy pronto para tener una idea real de la duración de la batería (la verdad es que el S5 se portaba muy bien), pero con una pantalla de 5″ y una capacidad de 3200 mAh, debería portarse bastante bien. La impresión que  por el momento me ha dado, usándola algunos ratos fuera de casa, es sí, que debería portarse bastante bien y aguantar el tirón diario que le suelo dar. Iré vigilando el tema y ya actualizaré si es necesario.

Carga rápida.

Este punto en la lista, por supuesto, no era de los imprescindibles. Curiosamente el chipset lo soporta pero no lo han implementado. Si la capacidad de la batería acaba siendo buena, no se debería echar de menos, pero hoy en día hubiera estado bien. También hubiera sido un plus usar un conector USB tipo C, que no creo que hubiera afectado mucho al tema de coste de producción y ya se ponía al día en el tema. El USB que trae tiene su “puntito” para poderlo insertar.

Lo que si echaré en falta es la carga por inducción del S5, algo que me gusta mucho y me parece comodísimo.

Destacar que el teléfono viene con cable de carga pero SIN cargador. Personalmente os recomiendo los AUKEY que venden en Amazon y van genial.

Sensor Huella Dactilar

Si en el Samsung S5 este tema me parecía tan desastroso que omití usarlo, en el BQ funciona perfectamente desbloqueando el teléfono al instante. Además, la posición trasera en el que está ubicado me parece muy cómoda, aunque eso puede variar según las costumbres de cada uno y el tamaño de la mano.

Precio

Honestamente he llegado a un punto que me niego a gastar 700€ o más en un teléfono. Incluso 600€ me parecen ya excesivos. ¿Por qué esta limitación de precio?…bueno, básicamente considero la obsolescencia de 2 años del terminal..sea el modelo que sea. Vale que si quieres lo puedes alargar un poco más. Pero más allá de dos años, las batería sufren, y las actualizaciones de sistema operativo ya comienzan a peligrar. Claro que mi padre tiene un S3 Mini al que le cambiamos la batería y para su uso cumple sobradamente.

Lo que decía…800€ en dos años son 400€ al año por un teléfono. Lo que vienen a ser 33€ al mes por un teléfono. Y sinceramente, “invertir” 33€ al mes en un terminal, debe ser ya cosa de la edad, me parece excesivo.

Peeeero, este punto no deja de ser algo muy personal. Cada uno es libre de hacer con su dinero lo que le parezca.

Otros

Cámara: Aún le he dado muy poca guerra a la cámara y por tanto coger la opinión con pinzas, pero el procesado de la foto no me parece tan bueno como en Xperia o el Samsung. El resultado me parece bastante “comprimido”, cosa que sorprende ya que el tamaño del JPG no es pequeño (unos 6 Mb por foto a máxima resolución). Tendré que ir probando un poco más y ver si sucesivas actualizaciones lo mejora.

Audio: Mi primera queja es que el sonido de las notificaciones, aun estando al mínimo, suenan demasiado altas. Respecto a la música, indicar que la caja del teléfono viene sin auriculares. El sonido me ha parecido francamente bueno y equilibrado. Lo he probado con unos SONY MDR-10RC aptos para audio en Alta Resolución y lo dicho, sin queja.